El retail evoluciona con nuevas ideas y conceptos que nos sorprenden continuamente. En un mercado en el que los productos son cada vez más similares, las marcas refuerzan sus activos intangibles.

Hay que ser diferentes, un estado alcanzable transmitiendo significados diferenciados inherentes a la marca. Las relaciones con los consumidores-personas son de igual a igual, generando conversación, compartiendo contenidos y estableciendo lazos que queremos que se mantengan en el tiempo. Es necesario ocupar un lugar en la mente de las personas, comunicar y emocionar, crear experiencias memorables que establezcan vínculos duraderos con nuestras audiencias.

La música y el perfume se utilizan para aumentar la atracción y conectar emocionalmente. Una identidad sensorial relevante mejora la relación con los grupos de interés.

En este contexto los establecimientos físicos son un eje central, creando una experiencia de compra y de marca con argumentos sensoriales que agraden, incrementen las ventas y transmitan la identidad de marca. Asimismo la relación online ha abierto la posibilidad de una conversación inteligente e interesante. Hay que saber escuchar y generar contenidos relevantes. El consumidor se informa en la red, e inicia o finaliza el proceso de compra y está receptivo a estímulos digitales que potencien la relación. La música y el perfume se utilizan para aumentar la atracción y conectar emocionalmente. Una identidad sensorial relevante mejora la relación con los grupos de interés. 

La música es el arte que más se consume en internet. Se ha revalorizado exponencialmente.

Si hasta hace unos años el papel de la música era fundamental, ahora en este nuevo escenario el Music Marketing despliega todo su potencial como herramienta multiplataforma que está siendo utilizada estratégicamente como un elemento decisivo de Branding y Marketing Sensorial, Contenido, Experiencial). Atrás quedan los tiempos del hilo musical o de la música como elemento anquilosado, entramos en otra dimensión, por eso hemos creado en Sensory Brands "el nuevo hilo musical".
El consumo de música en todo tipo de dispositivos tecnológicos aumenta cada día, nos acompaña al tiempo que realizamos múltiples actividades cotidianas. Estamos ante un contenido muy valorado, que los usuarios compartimos con fluidez y pasión. La música es el arte que más se consume en internet.

Vivimos un momento excitante en el que el valor de la música se redimensiona, pero en el que también es necesario sorprender con estilo depurado, estamos muy informados y no prestamos atención a cualquier propuesta. Las experiencias sensoriales necesitan un aliado artístico que, utilizado con tacto y visión estratégica, refuerza la experiencia sensorial e impacta positivamente en la percepción emocional.

La alta perfumería con la que trabajamos en Sensory Brands selecciona con tacto delicado materias primas de calidad superior para obtener resultados sublimes que se convierten en referencia.

La incorporación de aromas a las experiencias tiene todo el sentido. El olfato va unido a la cultura humana desde nuestros ancestros que se guiaban por él hasta la contemporaneidad en la que hemos desarrollado gustos y preferencias con las que nos identificamos, utilizándolos como símbolos de identidad personal que crean atracción.
Los olores nos transportan a momentos especiales, nos sugieren imágenes mentales asociadas a experiencias vividas, a personas y escenas de nuestra vida. Nos producen placer. Una aromatización adecuada permite que las personas estén a gusto en un espacio permaneciendo más tiempo.
La alta perfumería con la que trabajamos en Sensory Brands selecciona con tacto delicado materias primas de calidad superior para obtener resultados sublimes que se convierten en referencia.
La clave es definir con detalle la personalidad sensorial para conectar emocionalmente con el público objetivo. Ser únicos y demostrarlo.
Adaptación del artículo publicado en Retail Design Institute.
Escrito por J.Bosco López, director creativo de Sensory Brands